Volver

Los sueños comienzan con el corazón

Curiosamente el cerebro está más preparado para la supervivencia pero no tanto para la felicidad, por eso nos cuesta tanto conseguirla. ¿Quieres descubrir las claves para alcanzar tus sueños?

El ejercicio de soñar nos hace grandes, nos hace creer y crear nuestro futuro.  Y no importa la edad que tengamos, porque lo importante es no dejar de soñar. Al final de la vida nos arrepentimos de lo que no hicimos por miedo. Así que ¿qué decides tú?

Soñar es un gran antídoto del miedo.

Vamos a darte unas pautas para que sepas por dónde empezar y pongas tu atención en estos aspectos que marcarán la diferencia en tu día a día:

Rodéate de buenas personas 

Nunca dejes de aprender: es lo que te hará crecer.

Nacemos con una capacidad infinita para aprender.

Cuando estudiamos algo somos capaces de crear nuevas conexiones neuronales, tenemos una capacidad infinita y además la curiosidad es inherente al ser humano.

Se creativ@: ayuda a explorar tu vida

Atrévete, da permiso a tu mente a volar, experimenta porque nunca sabes dónde te va a llevar.

Si tienes un error, se creativo para buscar soluciones. Todos nos equivocamos porque el error forma parte de la vida. Tenemos que darnos permiso para equivocarnos y eso significa darnos permiso para ser humanos.

Nunca dejes de conocerte para ser feliz, así serás más capaz de gestionar tus emociones

Apóyate en tus fortalezas. Todos somos héroes. Cuanto más te conozcas y creas en ti, más vas a neutralizar tu miedo, más feliz vas a sentirte… y eso está en tus manos. Todos podemos despertar las emociones amables.

¿Cómo podemos despertar emociones positivas y agradables? Con música que nos guste, la lectura de libros, el deporte, realizando actividades con las que disfrutemos… No alimentes las emociones que te hacen daño.

Donde pones la atención creas el mundo

Así que “Deja de juzgar y empieza a jugar”.

¿Cuales son las claves para sentirnos mejor con uno mismo?

Lo que está demostrando la ciencia, es lo que dijo Ramón y Cajal hace más de un siglo, y es que toda persona si se lo propone puede ser arquitecto de su cerebro.

Todos tenemos la capacidad de influir en nuestros pensamientos, de generar nuevos cableados neuronales, incluso de despertar hormonas para sentirnos mejor con nosotros mismos. Tenemos una plasticidad increíble en el cerebro para aprender, ser creativos o conseguir nuestros objetivos.

Hay estudios que demuestran que las personas más longevas son personas curiosas, que no se conforman con cualquier cosa, que estudian… Y es que el aprendizaje y la curiosidad van de la mano.

Todos podemos convertirnos en un gran proyecto y eso va a depender de las decisiones que tomemos en cada una de las circunstancias que vivamos.

Lo que ocurre, según explica en sus conferencias Pilar Jericó,  es que muchos confundimos lo que es un sueño de una fantasía. ¿Sabes cual es la diferencia? Un sueño te tiene que incomodar, te tiene que poner las pilas, te lo tienes que currar… Es eso que te mueve y no tienes que permitir que tus inseguridades resten a tus sueños.

“Soñemos, soñemos con fuerza y en positivo… luchemos por nuestros sueños, nunca dejemos de hacerlo”. Pilar Jericó

Así que toma nota de algunos consejos:

  • Encuentra tu pasión, busca tus referentes y agradece a las personas que te han permitido llegar hasta aquí lo que eres.
  • Nunca dejes de aprender y de equivocarte, tienes que aprender a convivir con el error.
  • Decide ser protagonista, y no estar esperando a que la vida te de lo que te mereces.  Haz y lucha por tus sueños. Decide cual es el pensamiento o la emoción que tú quieres alimentar: ¿las negativas y las que te frenan o las positivas y las que te motivan?

“ Tengamos la vida que nosotros estamos decididos a tener. Y eso ocurre cuando nos damos cuenta del potencial que tenemos precisamente para influir en nuestras emociones”.

Cree en ti, confía en ti, lucha por lo que quieres, quiérete.

Soñemos y confiemos en que a pesar de que nos caigamos, nos podemos levantar una vez más… Y esto ocurre:

Cuando nunca dejamos de aprender, cuando nunca dejamos de conocernos, cuando observamos qué nos ocurre, cuando nos rodeamos e inspiramos en personas que nos ayudan a convertirnos en nuestra mejor versión de nosotros mismos, cuando somos buenas personas…  y cuando nunca dejamos de decidir el pensamiento y la emoción que queremos alimentar.

Cuando uno lo hace, descubre su mayor potencial que es ser uno mismo.

“El poder de transformar nuestro futuro está en nuestras manos. Todos tenemos la libertad de elegir el camino que queremos seguir”.